27
enero
2016


Comparte en las redes

  • Cataluña concentra el 25% de todo el capital que llegó al Estado hasta septiembre
  • En el tercer trimestre de 2015 se captaron 1.165 millones, el doble que en el mismo período de 2014

La inversión extranjera en Cataluña se incrementó en un 240,4% en el transcurso de los tres primeros trimestres de 2015 en relación al mismo período del año anterior, y se alcanzó la cifra de 3.206 millones de euros de enero a septiembre, frente a los 884 millones que se invirtieron en los mismos tres trimestres de 2014. Son datos del Ministerio de Economía y Competitividad, según las cuales esta cantidad supone el 23,4% de todo el capital foráneo que recibió el Estado español.

El tercer trimestre de 2015 fue especialmente favorable en este sentido en lo que se refiere a la inversión recibida en Cataluña, y se captaron 1.165 millones de euros, casi el doble que en el mismo período de 2014. En este sentido, y según el Departamento de Empresa y Empleo de la Generalitat de Cataluña, la industria manufacturera fue la principal beneficiada de estas inversiones, puesto que el 27,6% del total fueron destinadas a esta actividad, especialmente a alimentación y automoción. El capital procedió fundamentalmente de los Países Bajos, Francia, Luxemburgo, Alemania, México, Reino Unido e Irlanda.

Por otro lado, los datos del Departamento de Empresa y Empleo indican que también crecieron las inversiones catalanas el el exterior. Éstas ascendieron durante los tres primeros trimestres del 2015 a 3.420 millones de euros, hecho que supone un 20% más que en los nueve primeros meses del año anterior.

Finalmente, el Ministerio de Economía y Competitividad también ha hecho públicas las estadísticas sobre exportaciones en el Estado español. La cuota de Cataluña sobre el total de exportaciones se situó en el 25,6%.

Comparte en las redes

Noticias relacionadas

El Aeropuerto del Prat (Barcelona) será el primero en probar el reconocimiento facial en Europa

Noticias

El Aeropuerto del Prat (Barcelona) será el primero en probar el reconocimiento facial en Europa