25
noviembre
2015


Comparte en las redes

Ugo Valentí, Director de Smart City Expo & World Congress

Entre los días 17 y 19 de noviembre se ha celebrado un año más en Barcelona Smart City Expo & World Congress. Este encuentro internacional tiene como foco principal la necesidad de plantear y debatir ideas en el entorno de las ciudades inteligentes. En la edición de este año han participado más de 450 expositores y más de 500 ciudades, que han presentado al mundo sus modelos de ‘smart city’. 

Por medio de la tecnología, una ciudad inteligente (smart city) gestiona los recursos de una manera más sostenible para satisfacer todas las necesidades que generan las nuevas formas de vida urbana. Pero, ¿puede transformarse en smart citycualquier ciudad?

De hecho, pienso que es mejor hablar de soluciones que no de tecnologías, porque si hablamos sólo de tecnologías podemos dar la idea errónea de que las smart cities son sólo algo tecnológico y no es así. La tecnología es, sin duda, un elemento transversal muy importante en el desarrollo de las ciudades inteligentes, pero no es el centro de todo ello. A veces, las soluciones urbanas más inteligentes no requieren de una innovación tecnológica, si no de un replanteamiento que permita utilizar los recursos existentes de una manera diferente y más eficiente.

Dicho esto, la propuesta “smart” es un modelo válido para todo tipo de ciudad. A menudo se piensa que es un modelo para grandes metrópolis y no es cierto. Las grandes metrópolis necesitan soluciones inteligentes y las pequeñas también, y hay modelos diferentes para cada ciudad y cada tipología de ciudad tiene ventajas e inconvenientes. Las ciudades pequeñas tienen la ventaja de que la aplicación generalizada de una solución concreta resulta más fácil por su dimensión. En cambio, las grandes ciudades suelen disponer de más recursos para implementar nuevas iniciativas, mientras que las localidades más pequeñas recurren acertadamente a la fórmula de la asociación para implementar conjuntamente proyectos. Cada ciudad, por su tamaño y características, tiene modelos diferentes de financiación e implementación de iniciativas.

Apuntan las previsiones que en el año 2050 el 75% de la población mundial vivirá en áreas urbanas. ¿En qué ámbitos concretos la aplicación de soluciones inteligentes contribuirá a crear ciudades más habitables?

Las soluciones inteligentes pueden ayudar en casi todos los aspectos de funcionamiento de una ciudad. Para empezar, ayudándonos a hacer un uso más eficiente de los suministros y los recursos, desde evitar la pérdida innecesaria de agua o electricidad en la distribución, hasta la optimización de rutas de recogida de basuras –con el consiguiente ahorro de combustible, la no-emisión de gases de efecto invernadero y la minimización de la congestión del tráfico–, hasta la consecución de canales de gobierno más eficaces y participativos. Como comentábamos antes, la tecnología es un elemento transversal muy importante en el desarrollo de soluciones urbanas innovadoras y en la necesaria transformación de las ciudades.

Las nuevas formas de vida condicionan el urbanismo de las ciudades. ¿Hasta qué punto el concepto smart citycontribuye a mejorar a nivel urbanístico aspectos como la eficiencia, la sostenibilidad o la movilidad?

El concepto de smart city comporta un elemento que, aunque parezca mentira, ha evolucionado el modelo de gestión y de diseño urbano: la visión holística. Hasta hace poco, las ciudades se gobernaban de manera vertical y estanca entre departamentos y ello no favorecía una gestión eficiente de la ciudad. Ahora, desde el paradigma smart, los cambios a medio plazo se proyectan de manera conjunta y coordinada para conseguir cosas tan sencillas como la unificación de calendarios en las actuaciones urbanísticas para que en una calle se mejoren y amplíen las canalizaciones, la red eléctrica y la de telecomunicaciones en una única actuación, en lugar de tres veces por separado, con el consiguiente ahorro de recursos y también de molestias para el ciudadano que, al fin y al cabo, es siempre el elemento central del modelo smart.

A día de hoy, Barcelona es considerada a nivel global un referente en el mundo de las smart cities. ¿Cuáles son los factores que la han llevado hasta este reconocimiento?

Efectivamente, creo que podemos afirmar con seguridad que Barcelona es un referente global en el terreno de las soluciones urbanas inteligentes. El liderazgo de Barcelona en este sentido es un dato bastante objetivo. En este sentido, hasta en tres estudios diferentes de la British Standards Institution (BSI), la empresa Juniper Research, y del académico y especialista en ciudades inteligentes Boyd Cohen sitúan a Barcelona como la primera en el listado de smart cities.

Este liderazgo, además, se fundamenta en tres factores críticos. En primer lugar, la ciudad ha sido desde hace años un laboratorio urbano en el que se han podido testear nuevas tecnologías mediante pilotos donde se han aplicado soluciones pioneras, como la instalación de adoquines y asfalto que absorben los gases de efecto invernadero, sistemas de pago del aparcamiento mediante el móvil o la instalación de alumbrado inteligente y eficiente, por citar sólo algunos.

Por otro lado, la ciudad ha contado con la valentía, el liderazgo y el compromiso político decidido de sus equipos de gobierno para transformar la ciudad y hacerla un lugar mejor para sus ciudadanos en todos los sentidos. Y en última instancia, porque Barcelona se ha posicionado, además, como un auténtico hub de conocimiento sobre soluciones urbanas inteligentes con el propio Smart City Expo World Congress que, en tan sólo cinco ediciones, se ha convertido en el evento mundial de referencia y en el lugar donde ciudades de los cinco continentes se reúnen cada año para a compartir experiencias, descubrir nuevas soluciones y poner en marcha proyectos conjuntos.

Comparte en las redes

Noticias relacionadas

Noticias

Barcelona atrae la sede de un programa de la ONU para reducir la brecha digital en la educación

Bayer crea un centro de innovación abierta en el área metropolitana de Barcelona

Noticias

Los aeropuertos de Cataluña esperan 8 millones de pasajeros este verano, el doble que el año pasado