31
marzo
2016


Comparte en las redes

  • La compañía coreana traerá a Europa su tecnología en Internet de alta velocidad 
  • La decisión refuerza el posicionamiento de Cataluña como centro de referencia en Europa en el ámbito de las TIC

La compañía de telecomunicaciones más grande de Corea del Sur, Korea Telecom (KT) Corporation, ha elegido Barcelona como sede europea y puerta de entrada a Europa para iniciar la comercialización de sus dispositivos tecnológicos. El anuncio se llevó a cabo por parte del Gobierno catalán –con quien la multinacional ha firmado un convenio- en el transcurso de la celebración del reciente Mobile World Congress.

KT Corporation, un gigante global de las telecomunicaciones, tiene la intención de traer su tecnología en Internet de alta velocidad a Europa y también quiere invertir en sectores como el de las energías renovables, aparte de las telecomunicaciones. Su sistema, denominado GiGa Wire y que actualmente sólo se utiliza en el país asiático, aprovecha la línea de cobre existente en un edificio para garantizar un servicio de Internet de banda ultra-ancha.

La Generalitat de Cataluña, a través del área de captación de inversiones extranjeras Catalonia Trade & Investment, ha firmado un memorándum de entendimiento con la empresa surcoreana para darle apoyo en su estrategia empresarial de implantación en Europa, una oportunidad de creación de empleo y de negocio tanto de Corea hacia Cataluña como a la inversa, con la llegada de productos tecnológicos catalanes al mercado asiático.

La decisión de KT Corporation refuerza el posicionamiento de Cataluña como centro de referencia en Europa en el ámbito de las TIC y pone de manifiesto el efecto tractor del Mobile World Congress para la economía catalana. Con más de 23.000 trabajadores, KT Corporation es la empresa de telecomunicaciones más importante de Corea del Sud.

Comparte en las redes

Noticias relacionadas

El Aeropuerto del Prat (Barcelona) será el primero en probar el reconocimiento facial en Europa

Noticias

El Aeropuerto del Prat (Barcelona) será el primero en probar el reconocimiento facial en Europa