03
agosto
2022


Comparte en las redes

Barcelona, una vez más, demuestra su liderazgo internacional. La ciudad condal ha sido escogida para acoger el centro tecnológico Giga, una iniciativa de Naciones Unidas que trabaja para garantizar la inclusión educativa y digital de los niños, claramente afectada con la pandemia mundial.

Unicef, la agencia de la ONU para la infancia, y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) impulsan el programa, que cuenta con un presupuesto de casi cinco mil millones de euros para conectar a Internet a todas las escuelas del mundo de cara a 2030.

A partir de finales de año, la antigua fábrica textil de Ca l’Alier será la sede del programa, que compartirá espacio con la fundación municipal BIT-Habitat y el Centro de Coinnovación de la multinacional Cisco para la transformación digital y el Internet de las Cosas. Precisamente, el centro Giga se nutrirá del rico ecosistema TIC que hay en la ciudad, buscando soluciones a los retos que quiere afrontar a través de su colaboración con las empresas, universidades, centros de investigación e instituciones locales.

La elección de Barcelona por parte de Naciones Unidas ha contado con el respaldo del Gobierno, el Govern y el Ayuntamiento. Este lunes se han reunido en la ciudad representante de las tres administraciones con los impulsores del proyecto para evaluar los avances en el acuerdo. “El centro tecnológico Giga consolida en Barcelona un ecosistema tecnológico de primera categoría con una transición digital justa. El Ayuntamiento trabaja para cerrar la brecha digital en la ciudad; con Giga, contribuiremos a hacerlo también en el resto del mundo”, valora la teniente de alcaldía de Agenda 2030, Transición Digital y Relaciones Internacionales, Laia Bonet.

Comparte en las redes

Noticias relacionadas

Bayer crea un centro de innovación abierta en el área metropolitana de Barcelona

Noticias

Los aeropuertos de Cataluña esperan 8 millones de pasajeros este verano, el doble que el año pasado

intel-bsc-cns-laboratorio-barcelona

INTEL y el BSC-CNS instalarán en Barcelona un laboratorio conjunto con una inversión de hasta 400 millones