26
marzo
2015


Comparte en las redes

A pesar de la debilidad de las condiciones económicas y la preocupación por la situación geopolítica en determinadas zonas, el optimismo en el sector inmobiliario cara a este año 2015 es evidente, y todas las previsiones apuntan a un notable aumento de la actividad. Así se constata tanto en el informe Tendencias del Mercado Inmobiliario Europa 2015, editado por la consultora PWC y el Urban Land Institute, como en las conclusiones y opiniones generalizadas de los participantes en la reciente edición de Mipim.

Esta confianza en el aumento de la actividad inmobiliaria viene dada por la gran disponibilidad de capital inversor, que está llevando a un incremento del valor de los activos en los principales mercados europeos, particularmente en los de la zona euro. La preocupación por el aumento de los precios de los activos, no obstante, se ve compensada por el hecho de que, en un entorno de tipos de interés bajos, la rentabilidad que proporciona el mercado inmobiliario sigue siendo atractiva en comparación con otras tipologías de inversión. En cuanto a sectores, el logístico será el que tendrá una demanda más elevada debido al impacto del alza del comercio electrónico, seguido del sector de las oficinas y del sector residencial.

En relación a Cataluña, la llegada de capitales que comenzó en 2013 no se detiene, favorecida ahora por las oportunidades de inversión y la notable mejora de la coyuntura económica. El capital procede, mayoritariamente, de fondos globales, fondos oportunistas, bancos de inversión, gestoras de fondos y magnates inmobiliarios chinos y americanos.

Barcelona, en concreto, está experimentando igualmente un notable aumento del interés de los inversores inmobiliarios y ha ascendido nueve posiciones, hasta situarse en la treceava, dentro de la clasificación de las ciudades europeas con mejores perspectivas de inversión. Cabe recordar que en el año 2014 la llegada de fondos internacionales a Barcelona contribuyó a situar la inversión inmobiliaria a  niveles que no se veían desde hacía 10 años, hasta alcanzar un volumen de operaciones superior a los 1.300 millones de euros.

Igualmente, en el debate Emerging Trends in Real Estate – A Global Outlook for 2015, celebrado en el transcurso de Mipim y moderado asimismo por el Urban Land Institute y PWC, se destacó la notable llegada de fondos internacionales para invertir en el sector inmobiliario procedentes de los cinco continentes y buscando diferentes tipologías de inversión. En este sentido, se considera que el urbanismo, las mejoras en la tecnología y las tensiones políticas y demográficas serán factores de gran impacto a la hora de invertir.

Comparte en las redes

Noticias relacionadas

Noticias

Novartis invierte 63 millones de euros en su fábrica de Barcelona y la convierte en un centro europeo de producción de antibióticos

Danone elige Barcelona para su nuevo centro de innovación y tecnología

La vivienda social para personas mayores se incrementará un 33% en enero del 2024