22
enero
2017


Comparte en las redes

  • La cifra representa un aumento del 26% respecto al año anterior y supone un nuevo récord
  • El sector industrial y logístico (144 M) experimentó el crecimiento más elevado, un 61%

La inversión inmobiliaria en Cataluña cerró el año 2016 con un volumen total de alrededor de 2.500 millones de euros. Esta cifra representa un aumento de más del 26% respecto al año anterior y supone un nuevo récord absoluto, por encima incluso de los mejores años del boom inmobiliario. Son datos hechos públicos por la consultora inmobiliaria Aguirre Newman, que destaca que la inversión tuvo lugar mayoritariamente en el área de Barcelona.

Según la consultora, esta inversión se destinó fundamentalmente a la compra de edificios de oficinas y de centros comerciales, que representó una cifra de más de 1.600 millones de euros. No obstante, el sector industrial y logístico, con una inversión de 144 millones de euros, fue el que experimentó un crecimiento más elevado, en este caso, del 61%.

Por otra parte, en los datos se destaca que el 81% de todas las operaciones llevadas a cabo lo fueron por capital de origen internacional, a pesar de que se constata que el inversor local muestra un crecimiento progresivo de su actividad. Aguirre Newman señala también que los inversores oportunistas casi han desaparecido, hasta reducir en casi un 95% su peso en el conjunto de todas las operaciones inmobiliarias.

Cara al 2017 las perspectivas son también positivas y la consultora prevé que la presión de los inversores extranjeros hará aumentar el peso de Cataluña en el global del Estado entre un 20% y un 25% en el transcurso del año, contribuyendo a ello la buena marcha de todos los segmentos (oficinas, centros comerciales, hoteles, industrial-logístico y residencial.

Comparte en las redes

Noticias relacionadas

Noticias

Barcelona atrae la sede de un programa de la ONU para reducir la brecha digital en la educación

Bayer crea un centro de innovación abierta en el área metropolitana de Barcelona

Noticias

Los aeropuertos de Cataluña esperan 8 millones de pasajeros este verano, el doble que el año pasado