27
enero
2016


Comparte en las redes

Isidre Gavín, Director General de CIMALSA y Vicepresidente de Europlatforms

En el sector logístico catalán, uno de sus principales actores es CIMALSA, empresa pública de la Generalitat de Cataluña, que promociona, desarrolla y gestiona infraestructuras y centrales para el transporte de mercancías y la logística.

Recientemente usted ha sido nombrado vicepresidente de Europlatforms, la Asociación Europea de Centros de Transporte y Logística. A nivel global, ¿cuál cree que es la tendencia en la gestión de los espacios logísticos?

Hay una serie de tendencias muy consolidadas, especialmente en Europa, que son: en primer lugar, la incorporación a la gestión de servicios de alto valor añadido, bien sea desde la visión energética, desde la visión de la sostenibilidad o desde la visión de la seguridad. Es decir, los espacios logísticos están demandando cada vez más este tipo de servicios, que aportan valor a las empresas que se instalan en ellos. En segundo lugar, tenemos que hablar de la tendencia de los grandes operadores logísticos a la concentración y, por tanto, a la creación de plataformas logísticas de grandes dimensiones y naves más grandes. En la actualidad, la demanda de naves de 150.000m2 o mayores ya no es una excepción. Y la tercera gran tendencia es la intermodalidad, la capacidad de estas plataformas para ofrecer diferentes modos de transporte disponibles para los operadores. Cabe destacar que en términos de multimodalidad el centro de Europa está mucho más avanzado que el sur de Europa. En cualquier caso, es una de les tendencias más claras hacia la cual se quiere avanzar.

Nos habla de intermodalidad como factor clave para la eficiencia de la logística y la economía europea. ¿Observa algún otro reto esencial para que el sector haga un salto hacia adelante en Europa?

Necesitamos una política europea mucho más decidida en el ámbito logístico que permita que los corredores sean operables entre ellos y que desaparezcan las fronteras de la logística europea, de la misma manera que han caído las fronteras para la libre circulación de personas o para el movimiento de capitales. Uno de los pocos ámbitos en los que Europa mantiene aún las fronteras estatales es en la logística de mercancías, especialmente en el ámbito ferroviario. Ello hace que el conjunto de sistemas de corredores ferroviarios para mercancías no acabe de ser suficientemente eficiente para el conjunto de la economía de Europa. Para que la TEN-T (Trans European Network -Transport – Freight) sea una realidad necesitamos corredores físicos con el mismo ancho, la misma electrificación, la misma normativa, operables tanto por empresas públicas como privadas y sin fronteras estatales.

¿Cómo afectará el funcionamiento definitivo del corredor del Mediterráneo al sector logístico catalán y europeo?

El corredor del Mediterráneo es clave tanto para el sector logístico catalán como para el sector logístico europeo. En un mundo globalizado, la economía europea será competitiva si tiene una logística eficiente. Teniendo en cuenta que el sur de Europa tiene algunos déficits de infraestructuras muy significativos, el corredor del Mediterráneo tiene y tendrá un impacto esencial, por ejemplo, para que las mercancías que proceden de Asia puedan entrar al continente reduciendo 3 ó 4 días de navegación y, por tanto, ahorrando muchos costes. Esto tenemos que ser capaces de verlo, no como una futura ventaja para los puertos del sur respecto de los importantísimos puertos del norte de Europa, sino como una ventaja competitiva del conjunto de la economía y de la industria europea, que necesita exportar e importar a los mejores costes y con la mayor eficiencia.

Hablemos de qué papel juega CIMALSA en este escenario. ¿Cuál es la misión fundamental de CIMALSA y cuáles son sus principales actuaciones en el sector de la logística?

CIMALSA encaja en dos grandes ámbitos: por una parte, en la creación de los espacios mejor situados y conectados del sur de Europa y, por tanto, impulsando nuevos proyectos intermodales conectados con el corredor del Mediterráneo, con los puertos y los aeropuertos, para la implantación de operadores logísticos y económicos que puedan hacer uso de unos servicios eficientes y competitivos. Por otra parte, CIMALSA está liderando la modernización de los servicios logísticos en el conjunto del Estado español. En este sentido, CIMALSA cuenta con el primer parque logístico de toda España con el certificado Green concedido por la European Building Council. También estamos liderando aspectos como la implantación de leds en las plataformas logísticas, la promoción de energías alternativas en el transporte, con puntos de carga eléctrica para vehículos; la promoción del gas para flotas, o el smart logistics como un espacio de promoción de las nuevas tecnologías aplicadas y el impulso de los polígonos logísticos inteligentes.

CIMALSA se inspira en un modelo de colaboración público-privado presente también en otros sectores económicos estratégicos en nuestro país. ¿Qué presupone este modelo y qué ventajas tiene?

El modelo público-privado es donde nos encontramos más cómodos y la prueba es que todos los modelos de gestión que estamos implementando actualmente en nuestros centros logísticos siguen este modelo, con una participación importante del sector privado y reparto de costes y riesgos. Y este es el modelo que queremos trasladar a los nuevos proyectos. Es evidente que la grave crisis económico-financiera del sector público en el sur de Europa también nos lleva a buscar esta colaboración para desarrollar nuevos proyectos, pero en el caso concreto de CIMALSA, hay que añadir la experiencia de éxito en la gestión conjunta de los espacios logísticos desde hace muchos años. En este sentido, tenemos muchos diálogos abiertos con empresas privadas, tanto destinatarios finales como promotores, para impulsar proyectos concretos.

¿Cree que este modelo de colaboración público-privado ya consolidado en Cataluña es exportable a otros países?

En la Europa más desarrollada, la colaboración público-privada es un valor ya consolidado. En cambio, en otros países y territorios es una tendencia que se va consolidando de manera gradual. Precisamente, en el Estado español este modelo de gestión tiene que avanzar y mejorar mucho más. Pienso que en Catalunya vamos un poco por delante. 

El año 2015 ha marcado un record en la inversión en espacios logísticos en Cataluña, que lidera el mercado español, en buena parte gracias al notable incremento del e-commerce. ¿Qué perspectivas se entrevén a medio-largo plazo en el sector?

El e-commerce está siendo una gran revolución y seguramente es la principal razón por la cual ha habido un aumento tan grande en la inversión en logística y en alquiler de superficies logísticas, y esta tendencia continuará. También hay que tener en cuenta que se están diseñando nuevas soluciones para la logística urbana, convirtiéndose en un fenómeno nuevo que seguramente cambiará aún más el paradigma de cómo definimos las superficies logísticas. Tanto en cantidad como en calidad seguirá creciendo y marcará, sin ninguna duda, la actividad del sector. Tanto es así, que la fuerte demanda que existe en el entorno de ciudades como Barcelona está llegando a su límite, obligándonos a ofrecer nuevos proyectos de ámbito metropolitano para dar respuesta a estas necesidades existentes.

Comparte en las redes

Noticias relacionadas

Noticias

Barcelona atrae la sede de un programa de la ONU para reducir la brecha digital en la educación

Bayer crea un centro de innovación abierta en el área metropolitana de Barcelona

Noticias

Los aeropuertos de Cataluña esperan 8 millones de pasajeros este verano, el doble que el año pasado