19
diciembre
2017


Comparte en las redes

  • La elección del Barcelona Supercomputing Center supondrá una inversión de unos 240 millones de euros de fondos europeos hasta 2021
  • Se enmarca en el Proyecto EuroHPC, para competir en capacidad de computación con los Estados Unidos, China o Japón.

Barcelona liderará el proyecto de los futuros chips europeos que impulsa la Comisión Europea con el objetivo de garantizar la soberanía tecnológica y la competitividad industrial de Europa. La elección del Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) para este proyecto supondrá una inversión de unos 240 millones de euros de fondos europeos hasta 2021.

Al desarrollo del eurochip optaban tres candidaturas y finalmente se ha adjudicado a un consorcio que tiene al BSC-CNS como líder científico y a la multi­nacional francesa Atos/Bull como líder industrial. El consorcio se enmarca en el Proyecto EuroHPC (High Performance Computing), considerado estratégico por la Comisión Europea para superar la vulnerabilidad actual del continente y para competir en capacidad de computación con Estados Unidos, China o Japón.

El EuroHPC nace con dos objetivos. De una parte, el desarrollo de un chip propio europeo que evite la dependencia actual de los chips norteamericanos y, de la otra, el desarrollo e  instalación de los cuatro próximos superordenadores europeos, que dispondrán de capacidades de computación superiores a las de cualquier máquina en funcionamiento en la actualidad. En este sentido, la probable sustitución del actual Mare Nostrum 4 por el futuro Mare Nostrum 5 (con una capacidad de computación veinte veces superior) supondrá una aportación de otros 120 millones de euros para Barcelona.

 Fuentes del proyecto aseguran que tendrá un impacto en la economía y en la calidad de vida de los ciudadanos de Barcelona y su área metropolitana, pues supone una gran oportunidad para aportar competitividad a todas las industrias que incorporen la microelectrónica, desde la automoción hasta la medicina de precisión, y por la probable aparición de nuevas empresas en este sector.

[20/12/2017]

Comparte en las redes

Noticias relacionadas

Barcelona se prepara para acoger más de 100 eventos empresariales hasta final de año

Novartis invierte 63 millones de euros en su fábrica de Barcelona y la convierte en un centro europeo de producción de antibióticos