15
abril
2020


Comparte en las redes

Según datos de la consultora inmobiliaria Laborde Marcet, el escenario actual causado por coronavirus está teniendo efectos colaterales dinamizadores, especialmente en el mercado inmobiliario de Barcelona, ​​donde el interés de los inversores y family offices ha aumentado un 30% en las últimas semanas.

 

De hecho, el principal objetivo de los inversores es la reorganización de su patrimonio, con presupuestos que van del millón hasta los 10 millones de euros.

Según Gerard Marcet, socio fundador de Laborde Marcet, «no es extraño que en un momento en que la volatilidad es más que notable, los inversores se muevan hacia otros sectores más seguros como el real state en activos prime, ya que en estos momentos la prioridad es minimizar el riesgo y apostar por activos estables que vayan a garantizar una rentabilidad de, al menos, entre el 3% y el 6% «.

Comparte en las redes

Noticias relacionadas

Barcelona se prepara para acoger más de 100 eventos empresariales hasta final de año

Novartis invierte 63 millones de euros en su fábrica de Barcelona y la convierte en un centro europeo de producción de antibióticos